Contra el troleo - Javier Navarro Marin - Marketing Córdoba / Lucena / Puente Genil
17909
post-template-default,single,single-post,postid-17909,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,overlapping_content,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive,stagtools
 

Contra el troleo

troleando al troll

Contra el troleo

contra el troleo

 

¿Por qué jugamos a: “troleo al troll”?

 

Pongamos un caso práctico de “troleo” que igual nos viene bien para verlo:

Típica intervención con un troll en redes sociales

-ser humano- Aquí os dejo el último plato salido de nuestras cocinas.
-troll- Siempre haces lo mismo, ya aburres, no tienes ni idea de gastronomía, además en tu restaurante sólo atiendes a políticos corruptos y pijos que no saben dónde gastar el dinero… ¡Estafador!
¡Vaya! ¡Cuánto tiempo sin verte! Ya echaba de menos a nuestro troll favorito.
¿Y te atreves a llamarme Troll? Tú si que nos troleas a todos y nos insultas cada vez que tenemos que soportar tus “creaciones”… ¡Mamarracho!
¿Qué ha sido esta vez? ¿Has venido al restaurante y no te hemos dado mesa porque venías sin chaqueta? 😉
Yo no iría a esa basura de restaurante ni aunque me pagaran, sois decadentes y ojalá que sanidad os cierre el chiringuito pronto, que cada vez tenéis más quejas de cucarachas y menos gatos en el barrio… ¡Por algo será!
Sentimos de veras que no seamos de tu agrado, tomaremos nota de todas tus observaciones, a fin de cuentas, eres nuestro troll, casi uno más de la familia.
No pienso perder el tiempo con vosotros, que igual se me pega algo y seguro que…
Y como dirían los chicos de gomaespuma… “Y asín sussesivamente”.

 

Si tenemos tiempo para invertir en ello, trolear a un troll puede permitirnos sacar algún beneficio de tan molesto personajillo Clic para tuitear

 

Este “troleo” es una conversación estúpida, un diálogo de besugos, que nos puede ocasionar más de un quebradero de cabeza si alguien se la toma en serio (aunque si pasa, sería para que esa persona se lo haga mirar), nos ocupa tiempo, no conduce a nada… Pero… ¿y si tuviera alguna utilidad?
Y ahora entramos en lo curioso del post. Amigo, ¿para qué creó usted el contenido que le están troleando de tan mala manera? ¿Para ganar visibilidad? ¿Para conseguir difundirlo todo lo posible? Bien… Pues para eso, un troll debidamente dirigido puede sernos tremendamente útil.
Imaginemos una red social standard, por ejemplo Facebook, que en el momento en el que estoy escribiendo esto, es la más usada. El algoritmo que usa para posicionar un post en la línea de tiempo en la que se muestra, en nuestro muro o en un grupo, tiene en cuenta todo lo escrito por el resto de agregados/miembros y usa entre otros factores, la interacción que los usuarios tienen con cada contenido. De este modo, según más interacción, más relevancia que se otorga a un contenido y por tanto, mejor posicionamiento para este… Me siguen ¿verdad?

 

Una interacción es una interacción, aunque sea troll… Así que, si estamos dispuestos a “pagar el precio” es posible mejorar nuestro posicionamiento Clic para tuitear

 

Hace un tiempo empecé a hacer una serie de pequeñas pruebas con algunos trolls de distinto pelaje. Tiré la caña y a esperar a tocar la sensibilidad de alguno de ellos y que interactuara con mi contenido. Comencé la operación: “troleo a un troll”, tratando de alargar todo lo posible la interacción y contestando rápidamente a cada comentario con otro, siempre de contenido blanco y asertivo, pero poniéndole fácil que continuara con la conversación”… Para no alargarnos digamos que conseguí “estirar el chicle” lo suficiente como para que mi publicación fuera (con mucha diferencia) la más vista de todas las pruebas que había realizado hasta ese momento… Así dan ganas de hacerse una camiseta de “apadrine un troll”.
Es cierto, que corremos el riesgo de que la marca que transmitamos no sea exactamente la que deseamos, pero ¡qué diablos! Citando libremente a un tal Dalí: “Que hablen de mí, aunque sea bien”.

Gracias por leerme!

Javier Navarro Marin

Si te gustó¿hablamos? 

Y si te gustó mucho, comparte 

TEMAS:

Marcas,Marketing,Redes sociales,Troll

BLOGS:

¿Y esto qué es lo que es?

blog-esto-que-es-lo-que-es

Llevando la contraria

blog-llevando-la-contraria

Nunca discuta con un imbécil

blog-nunca-discuta-con-un-imbecil